• El Govern de Marga Prohens utilizará la ecotasa para pagar la parte que le corresponde de la Ley de la Reserva de Biosfera de Menorca.
  • El Ejecutivo sacará el dinero de la ecotasa, reduciendo un 25% la cantidad que le corresponde a Menorca para la reinversión del impuesto sobre las estancias turísticas.
  • El Govern tiene previsto recaudar el año próximo 120 millones de euros de la ecotasa, y a Menorca le corresponde un mínimo del 10,68% y un máximo del 14,03% del reparto.
  • El Govern también utilizará la ecotasa para sufragar su parte de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y de la Ley de Residuos.

Impacto de la financiación de la Ley de Biosfera en Menorca

La decisión del Govern de utilizar la ecotasa para financiar la Ley de la Reserva de Biosfera de Menorca ha generado preocupación en la isla. Esto se debe a que se reducirá un 25% la cantidad que le corresponde a Menorca para la reinversión del impuesto sobre las estancias turísticas. Aunque el Govern se compromete a que sea el Consell de Menorca quien decida cómo se utilizarán los cuatro millones de euros que se le entregarán, el hecho de que salgan del reparto de la ecotasa condiciona en la práctica los proyectos, que deberán ajustarse a los requisitos establecidos.

Además, Menorca se verá afectada en otros aspectos, ya que el Govern también utilizará la ecotasa para sufragar su parte de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y de la Ley de Residuos. Esto plantea preocupaciones sobre cómo se distribuirán los fondos y si se dará prioridad a las zonas que más recaudan, lo que podría perjudicar a Menorca en comparación con Eivissa, que recauda aproximadamente la mitad de la ecotasa. Aunque el decreto de la ecotasa establece porcentajes mínimos y máximos para cada isla, la forma en que se distribuirán los fondos aún no está clara.

La financiación de la Ley de Biosfera afecta a Menorca

La financiación de la Ley de la Reserva de Biosfera de Menorca a través de la ecotasa ha generado controversia en la isla. El Govern de Marga Prohens utilizará el dinero recaudado a través de este impuesto turístico para pagar su parte correspondiente a la ley, lo que significa que Menorca perderá un 25% del reparto de la ecotasa destinado a la reinversión del impuesto sobre las estancias turísticas.

Esta decisión ha generado preocupación en la isla, ya que los proyectos ambientales y de desarrollo sostenible podrían verse afectados al tener que ajustarse a los requisitos establecidos para la distribución de los fondos. Además, el Govern también utilizará la ecotasa para financiar otras leyes, como la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y la Ley de Residuos, lo que plantea dudas sobre cómo se distribuirán los fondos y si se dará prioridad a las zonas que más recaudan. Aunque se establecen porcentajes mínimos y máximos para cada isla, aún no está claro cómo se realizará la distribución y cómo afectará esto a Menorca en comparación con otras islas como Eivissa.