• La aerolínea brasileña GOL rebajó sus perspectivas para 2023 después de registrar pérdidas en el tercer trimestre.
  • La compañía ahora prevé que el beneficio por acción se sitúe en cero este año, en comparación con una estimación anterior de 0,30 reales.
  • GOL registró una pérdida neta de 1.300 millones de reales en el tercer trimestre, volviendo a números rojos después de un beneficio neto inesperado en el segundo trimestre.
  • La aerolínea redujo sus estimaciones de margen operativo debido al retraso en las entregas de los nuevos aviones Boeing 737 MAX 8.
  • Las inversiones en la compra de aviones se redujeron a 100 millones de reales, y GOL solo ha recibido uno de los 15 nuevos aviones que esperaba recibir este año.
  • El consejero delegado de GOL, Celso Ferrer, espera recibir cinco aviones a finales de este año y los otros 10 a principios de 2024.
  • Analistas de XP Investimentos consideraron el resultado del tercer trimestre coherente desde el punto de vista operativo, pero señalaron un apalancamiento aún elevado y el retraso en la renovación de la flota como aspectos negativos.

La aerolínea brasileña GOL rebaja sus perspectivas para 2023

La aerolínea brasileña GOL ha rebajado sus perspectivas para 2023 después de registrar pérdidas en el tercer trimestre. La compañía ahora prevé que el beneficio por acción sea cero este año, en comparación con una estimación anterior de 0,30 reales. En el tercer trimestre, GOL registró una pérdida neta de 1.300 millones de reales, volviendo a números rojos después de un beneficio neto inesperado en el segundo trimestre. La aerolínea atribuye estas pérdidas al retraso en las entregas de los nuevos aviones Boeing 737 MAX 8, lo cual ha llevado a reducir sus estimaciones de margen operativo.

Retraso en las entregas de aviones y reducción de inversiones

GOL ha experimentado retrasos en las entregas de los nuevos aviones Boeing 737 MAX 8, lo que ha afectado negativamente sus perspectivas financieras. Hasta la fecha, la aerolínea solo ha recibido uno de los 15 aviones que esperaba recibir este año. El consejero delegado de GOL, Celso Ferrer, espera recibir cinco aviones a finales de este año y los otros 10 a principios de 2024. Este retraso en la renovación de la flota también ha llevado a una reducción en las inversiones en la compra de aviones, que ahora se sitúan en 100 millones de reales. Los analistas consideran que este retraso y la reducción de inversiones son aspectos negativos para la aerolínea, que busca mejorar su competitividad y eficiencia operativa.

Impacto en las perspectivas financieras y operativas

La rebaja en las perspectivas financieras de GOL para 2023 ha generado preocupación entre los inversores y analistas. La aerolínea ahora espera que su beneficio por acción sea cero este año, lo cual representa un cambio significativo en comparación con la estimación anterior de 0,30 reales. Además, GOL ha reducido sus estimaciones de margen operativo debido al retraso en las entregas de los nuevos aviones Boeing 737 MAX 8. La compañía espera que su margen EBITDA se sitúe en torno al 24% en 2023, por debajo de la previsión anterior del 25%. Estos cambios en las perspectivas financieras y operativas reflejan los desafíos que enfrenta GOL debido a los retrasos en la renovación de su flota y los impactos de la pandemia en la industria de la aviación.

Desafíos y perspectivas futuras

GOL se enfrenta a varios desafíos, incluyendo el retraso en las entregas de aviones y las pérdidas financieras. Sin embargo, la aerolínea está tomando medidas para abordar estos problemas y mejorar su situación. A pesar de las dificultades actuales, GOL espera recibir cinco aviones a finales de este año y los otros 10 a principios de 2024, lo que contribuirá a la renovación de su flota y a la mejora de su eficiencia operativa. Además, la compañía está reduciendo las inversiones en la compra de aviones para adaptarse a las circunstancias actuales. Aunque las perspectivas para 2023 se han rebajado, GOL sigue siendo optimista y está trabajando para superar los desafíos y recuperarse de las pérdidas sufridas en el tercer trimestre.