• La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) propuso prohibir el aceite vegetal bromado, utilizado en la elaboración de refrescos con sabor a frutas, debido a su relación con daños a la salud.
  • El aceite vegetal bromado actúa como agente ajustador de densidad en las bebidas, evitando que el sabor cítrico se separe y flote en la superficie.
  • El BVO puede ser tóxico y ha sido prohibido o restringido en varios países debido a sus efectos adversos para la salud, como irritación en la piel, erupciones y problemas de intoxicación por bromo.
  • La FDA llegó a la conclusión de que el uso de BVO en los alimentos ya no se considera seguro después de estudios que encontraron efectos negativos en la salud humana, especialmente en la glándula tiroides.

La propuesta de prohibición del aceite vegetal bromado en bebidas

La FDA ha propuesto prohibir el uso del aceite vegetal bromado (BVO) en bebidas debido a sus efectos dañinos para la salud. El BVO es un aditivo utilizado en la elaboración de refrescos con sabor a frutas para evitar la separación del sabor cítrico. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que el BVO puede ser tóxico y causar irritación en la piel, erupciones e incluso problemas de intoxicación por bromo. Esta propuesta de prohibición se basa en los resultados de investigaciones científicas que han encontrado efectos adversos para la salud humana, especialmente en la glándula tiroides. La decisión final está pendiente después de recibir comentarios hasta enero de 2024.

El uso del aceite vegetal bromado en bebidas y sus riesgos para la salud

El aceite vegetal bromado (BVO) es utilizado como agente ajustador de densidad en bebidas con sabor a frutas para evitar que el sabor cítrico se separe y flote en la superficie. Sin embargo, su uso ha sido cuestionado debido a los riesgos para la salud que presenta. Estudios han demostrado que el BVO puede ser tóxico y causar irritación en la piel, erupciones e incluso problemas de intoxicación por bromo. Ante estos hallazgos, varios países, incluyendo Estados Unidos, han prohibido o restringido el uso de este aditivo en alimentos y bebidas. La propuesta de prohibición por parte de la FDA busca garantizar que los consumidores tengan acceso a productos que no contengan BVO y que sean seguros para su consumo. La decisión final está aún por llegar, pero esta medida demuestra el compromiso de la agencia en proteger la salud de los consumidores y regular el uso de aditivos en los alimentos.