Bicicletas y fe se unen en una causa noble

El RAGBRAI, el evento anual de ciclismo más grande de Iowa, está a punto de comenzar y este año tiene un propósito aún más especial. La Iglesia Evangélica Luterana en América (ELCA, por sus siglas en inglés) se ha unido al RAGBRAI para recaudar fondos y combatir el hambre mundial. Tres obispos luteranos de Iowa, incluyendo a la Reverenda Lorna Halaas, se han sumado a esta iniciativa solidaria.

Un desafío para marcar el 50 aniversario del RAGBRAI

En honor al 50 aniversario del RAGBRAI, la ELCA se ha propuesto recaudar $50,000 para ELCA World Hunger. La Reverenda Halaas y los otros dos obispos luteranos han desafiado a las 359 congregaciones de la ELCA en todo el estado de Iowa a alcanzar esta meta. Con la participación de tantos ciclistas y el apoyo de la comunidad, están seguros de que lograrán marcar la diferencia en la lucha contra el hambre en el mundo.

Concientizando sobre la necesidad de alimentos en el mundo

La Reverenda Halaas explica que esta iniciativa es una forma de devolver las bendiciones recibidas y crear conciencia sobre las necesidades de los más de 280 millones de personas que sufren hambre en el mundo todos los días. Ella misma ha sido bendecida con buena comida y nutrición durante toda su vida, lo que le ha brindado buena salud. Ahora es el momento de ayudar a aquellos que no tienen acceso a alimentos adecuados.

Un recorrido con un propósito

Los obispos luteranos comenzarán su recorrido en la Iglesia Luterana Northside el domingo por la mañana. Desde allí, se dirigirán a diferentes iglesias a lo largo del camino, donde se servirán comidas para recaudar fondos adicionales. La Iglesia Luterana St. Mark en Storm Lake y la Iglesia Luterana St. John en Carroll serán algunos de los lugares donde se servirán estas comidas solidarias.

Un desafío adicional: el clima

Además de la noble causa que están apoyando, los ciclistas también tendrán que enfrentarse a un desafío adicional: el clima. Según el Servicio Meteorológico Nacional, se espera una ola de calor justo cuando comienza el RAGBRAI. Dependiendo de los niveles de humedad, es posible que se emitan advertencias de calor durante la semana. Sin embargo, esto no detendrá a los valientes ciclistas que están comprometidos con la lucha contra el hambre.

En resumen, el RAGBRAI y la Iglesia Evangélica Luterana en América han unido fuerzas en Iowa para combatir el hambre mundial. Con un desafío de recaudación de fondos, concientización sobre la necesidad de alimentos y un recorrido en bicicleta con un propósito, están haciendo todo lo posible para marcar la diferencia en la vida de aquellos que sufren hambre. A pesar de los desafíos del clima, estos valientes ciclistas están listos para enfrentarlos y lograr su objetivo solidario.