Repsol y New Holland colaboran para promover el uso de energía renovable en la agricultura

Un año de evaluación

Repsol y New Holland han unido fuerzas para evaluar el uso de combustibles renovables en maquinaria agrícola durante un año. El objetivo es medir el rendimiento, la potencia y el consumo de estos combustibles en condiciones reales, comparándolos con el combustible convencional (gasóleo B).

Un equipo de científicos de ambas compañías y de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) llevará a cabo la evaluación, midiendo los parámetros mencionados gracias a los sistemas de telemetría que incorporan los tractores de New Holland. Las emisiones se obtendrán gracias a equipos específicos que aportarán los científicos de la universidad.

Los datos obtenidos se almacenarán y analizarán para obtener conclusiones sobre el comportamiento del combustible renovable en la maquinaria agrícola. Todos los combustibles renovables que fabrica Repsol están certificados bajo los parámetros de sostenibilidad y reducción de emisiones de CO2 definidos en la directiva de renovables (RED).

Compromiso con la sostenibilidad

Repsol fabrica los combustibles renovables utilizando distintos tipos de residuos orgánicos procedentes del sector agroalimentario y forestal o aceites usados, entre otros. Además, la compañía ha firmado un acuerdo con Asaja para buscar soluciones que mejoren la gestión de subproductos de la agricultura y la ganadería en entornos rurales y poco poblados.

La colaboración con New Holland refuerza la apuesta de Repsol por los combustibles renovables y su compromiso con la sostenibilidad. Por su parte, el director de New Holland Iberia, Francesco Zazzetta, destaca que el acuerdo les permite abrir una opción más a las que ya ofrecen, como un tractor propulsado por biometano o una miniexcavadora eléctrica.

En definitiva, la colaboración entre Repsol y New Holland es un paso más hacia la promoción del uso de energía renovable en la agricultura y la búsqueda de soluciones sostenibles para el sector.