La normativa europea y el compromiso con la sostenibilidad frenan los fondos de inversión ante el ecoblanqueo

Los fondos ESG se ven afectados por la incertidumbre regulatoria y las preocupaciones por el “lavado verde”

Los lanzamientos de nuevos fondos sostenibles (ESG) cayeron bruscamente en los tres primeros meses de 2023, liderados por un desplome en Europa ante la incertidumbre regulatoria y las preocupaciones por el “lavado verde”.

La estimación de 113 nuevos fondos sostenibles lanzados a nivel mundial marcó el trimestre más débil desde, al menos, el inicio de 2020, dijo el proveedor de datos Morningstar el martes en su último informe que cubre los flujos de fondos sostenibles.

Anteriormente, los nuevos lanzamientos habían superado los 200 en cada trimestre desde mediados de 2020. Los fondos comercializados como respetuosos con el medio ambiente, sociales y de gobernanza (ESG) han aumentado su popularidad en los últimos años, ya que los gestores de inversiones capitalizan el apetito de los clientes por inversiones más sostenibles.

La industria sufrió un duro 2022, ya que las dificultades macroeconómicas afectaron a la confianza de los inversores. Sin embargo, la caída en los lanzamientos de nuevos fondos ESG en el primer trimestre de 2023 se debe en gran parte a la incertidumbre regulatoria en Europa y las preocupaciones por el “lavado verde”.

La Comisión Europea ha propuesto nuevas reglas para garantizar que los productos financieros etiquetados como sostenibles cumplan con los criterios ambientales, sociales y de gobernanza. Sin embargo, algunos expertos temen que estas reglas puedan ser demasiado estrictas y limiten la capacidad de los inversores para financiar proyectos sostenibles.

Además, ha habido preocupaciones sobre el “lavado verde”, en el que las empresas hacen afirmaciones engañosas sobre su compromiso con la sostenibilidad para atraer a los inversores. Esto ha llevado a una mayor escrutinio de los fondos ESG y ha hecho que algunos inversores sean más cautelosos a la hora de invertir en ellos.

A pesar de estos desafíos, los fondos ESG siguen siendo una opción popular para los inversores que buscan invertir de manera más sostenible. Se espera que la industria se recupere a medida que se aclare la incertidumbre regulatoria y se aborden las preocupaciones sobre el “lavado verde”.