Acceso a créditos fiscales para vehículos eléctricos restringido en EE.UU. para marcas como Tesla, BMW y Nissan

Las nuevas reglas de origen limitan la elegibilidad para créditos fiscales

Las nuevas reglas de origen para los suministros de baterías en Estados Unidos han limitado la elegibilidad para créditos fiscales federales de US$7.500 para vehículos eléctricos e híbridos enchufables. Solo 10 modelos de vehículos cumplen con los criterios definidos por el Departamento del Tesoro, lo que significa que marcas como Tesla, BMW y Nissan no podrán acceder a los incentivos fiscales.

La Ley para la Reducción de la Inflación de los demócratas reducirá a la mitad la cantidad de vehículos que pueden recibir el crédito fiscal completo. General Motors, Tesla y Ford son los únicos fabricantes de automóviles que tienen al menos un modelo que califica para el crédito fiscal completo, mientras que Ford y Stellantis tienen un modelo híbrido enchufable elegible cada uno.

La lista publicada por el Gobierno muestra que siete vehículos adicionales fabricados por Tesla, Ford y Stellantis calificarán para la mitad de los créditos, lo que significa que habrá US$3.750 disponibles para los consumidores elegibles. Varios vehículos eléctricos, incluido el vehículo deportivo utilitario Mustang Mach-E de Ford y la versión de rango estándar del sedán Model 3 de Tesla, verán reducidos sus créditos desde US$7.500 a US$3.750.

Impacto en los fabricantes de automóviles

Volkswagen AG, Hyundai Motor Co., Nissan Motor Co., BMW AG, Volvo Car AB y Rivian Automotive Inc. habían tenido vehículos elegibles para al menos créditos parciales que a partir del martes ya no serán elegibles. Esto podría tener un impacto significativo en las ventas de vehículos eléctricos de estas marcas en Estados Unidos.

El rigor de las reglas de origen dentro de la Ley para la Reducción de la Inflación no es un accidente. El senador de Virginia Occidental Joe Manchin inicialmente se opuso a los esfuerzos de la Administración Biden para expandir la disponibilidad de créditos para vehículos eléctricos, citando largas listas de espera que reflejaban la incapacidad de los fabricantes para satisfacer la demanda. Solo revirtió su decisión con la condición de que los incentivos vayan a las empresas que producen vehículos eléctricos en Estados Unidos y que utilizan suministros de baterías de origen estadounidense o de países con acuerdos de libre comercio con EE.UU.

En resumen, las nuevas reglas de origen para los suministros de baterías han limitado la elegibilidad para créditos fiscales federales de US$7.500 para vehículos eléctricos e híbridos enchufables en Estados Unidos. Solo 10 modelos de vehículos cumplen con los criterios definidos por el Departamento del Tesoro, lo que significa que marcas como Tesla, BMW y Nissan no podrán acceder a los incentivos fiscales. Esto podría tener un impacto significativo en las ventas de vehículos eléctricos de estas marcas en Estados Unidos.