La CNMV sancionará a empresas que utilicen datos confusos en sus informes financieros

El regulador del mercado español exige mayor transparencia en la presentación de cuentas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha anunciado que sancionará a las empresas que utilicen datos confusos en sus informes financieros. El regulador del mercado español exige mayor transparencia en la presentación de cuentas y advierte que tiene poder sancionador sobre las compañías que abusen de la ingeniería contable.

En un comunicado difundido hoy, la CNMV señala que ha detectado “una serie de defectos” en el uso de las denominadas medidas alternativas del rendimiento (Alternative Performance Measures, APM, por sus siglas en inglés). Recuerda que ya en 2015 anunció la adopción de las directrices de ESMA, el regulador del mercado europeo, a propósito de cuál debe ser el uso correcto de estas métricas contables alternativas y añade que desde entonces ha realizado una supervisión estrecha, “remitiendo numerosos requerimientos y recordatorios a las entidades”.

Para empezar, el regulador cree “imprescindible” que las compañías revisen todas las magnitudes de rendimiento financiero que aparecen en sus informaciones públicas, como folletos, informes anuales o semestrales, y que analicen si en caso de haber medidas alternativas de rendimiento siguen las directrices de la ESMA. Una de esas principales directrices es que tales métricas financieras “no se presentarán con mayor prominencia, énfasis o autoridad que las medidas que se obtienen directamente de los estados financieros”.

Según explica la CNMV, se entiende que las medias alternativas de rendimiento tienen “una mayor prominencia cuando las explicaciones sobre la información del emisor comienzan con estas medidas, dándoles una ubicación informativa destacada”. En definitiva, que no debe darse más relevancia a un ebitda positivo, métrica financiera no estandarizada, que a un resultado neto, menos aún cuando la empresa está en pérdidas.

Auditores y contables ya han advertido en el pasado contra los riesgos de que una empresa llegue a crearse una suerte de “ebitda a medida”, puesto que a menudo esta métrica resulta de añadir o restar cantidades a los importes habituales en los estados financieros. En caso de números rojos, la creatividad contable contra la que advierte la CNMV podría ir subiendo en las distintas partidas de la cuenta de resultados hasta donde no haya pérdidas.

En conclusión, la CNMV exige mayor transparencia en la presentación de cuentas y advierte que sancionará a las empresas que utilicen datos confusos en sus informes financieros. Las medidas alternativas de rendimiento no deben tener una mayor prominencia que las medidas que se obtienen directamente de los estados financieros y no debe darse más relevancia a un ebitda positivo que a un resultado neto, menos aún cuando la empresa está en pérdidas.