Las ventas minoristas en EE.UU. caen un 1% en marzo, reflejando desaceleración del consumo y la inflación

Las ventas minoristas en Estados Unidos han caído un 1% en marzo, según los datos publicados por el Departamento de Comercio estadounidense. Esta cifra ha sido mayor de lo esperado por el consenso, que preveía una caída del 0,4%. Además, el organismo ha revisado al alza el dato de febrero, que ahora muestra un descenso del 0,2%, tras la caída del 0,4% estimada inicialmente.

En términos interanuales, las ventas minoristas han crecido un 2,9% en relación al nivel de marzo de 2022, mientras que la ganancia del primer trimestre del presente curso ha sido del 5,4%, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Las ventas del comercio minorista cayeron un 1,2% desde febrero de 2023, pero aumentaron un 1,5% en los últimos 12 meses. Los minoristas que no son tiendas aumentaron un 12,3% desde el año pasado, mientras que los establecimientos de alimentos y bebidas vendieron un 13% más desde marzo de 2022.

Los analistas de Wells Fargo señalan que “excluyendo los automóviles, las ventas minoristas han caído en marzo un 0,8%, mientras que las ventas del grupo de control, que inciden directamente en el cálculo del PIB, han descendido un 0,3%, frente al aumento del 0,6% que esperaba el consenso”.

Desde Oxford Economics subrayan que “los consumidores terminaron el primer trimestre con una melodía muy diferente a la del comienzo del trimestre, con caídas generalizadas en las ventas minoristas en marzo”. Además, agregan que “los precios de importación más bajos respaldarán una inflación de bienes más débil en los próximos meses. Un dólar potencialmente más fuerte y los recortes en la producción por parte de la OPEP+ podrían compensar parte de la debilidad, pero no detendrán el ciclo desinflacionario de los precios de importación. Los precios de importación ahora han caído en ocho de los últimos nueve meses”.

Los analistas de Pantheon Macroeconomics subrayan que “el panorama general es que las cifras de ventas minoristas de marzo confirman que la fortaleza aparente a principios de año no fue más que una casualidad impulsada por el clima, amplificada por los problemas de ajuste estacional y el aumento único en los pagos de la seguridad social”.

En cuanto a los precios de importación y exportación, los datos publicados este viernes muestran un descenso mensual del 0,6% en los primeros y del 0,1% en los segundos. Los analistas de Oxford Economics destacan que “los precios de importación ahora han caído en ocho de los últimos nueve meses” y que “los precios de importación más bajos respaldarán una inflación de bienes más débil en los próximos meses”.

En resumen, las cifras de ventas minoristas de marzo en Estados Unidos reflejan una desaceleración del consumo y la inflación, lo que podría afectar a la economía del país en los próximos meses. Los analistas esperan que la Reserva Federal aumente las tasas en mayo para contrarrestar esta tendencia.