Explorando la intersección entre la inteligencia artificial y la clonación

Un usuario clona a sus amigos por medio de una IA

La inteligencia artificial (IA) y la clonación son dos campos que, aunque en apariencia diferentes, comparten similitudes que permiten explorar su intersección. Esta exploración se está llevando a cabo actualmente en distintos ámbitos, incluyendo el de las relaciones sociales.

Un ejemplo reciente de esta exploración es el de Izzy Miller, experto en ciencia de datos, quien clonó el chat de su grupo de amigos al completo mediante IA para así poder interactuar con cada uno de sus miembros, replicando hasta sus propias personalidades.

El proceso que llevó a cabo Miller fue descargarse unos 500.000 mensajes de un grupo con una antigüedad de unos 7 años y utilizarlos para entrenar a una inteligencia artificial. Con esta IA, que utilizó para crear un chatbot, Miller pudo replicar las conversaciones que antes tenían lugar en el grupo, inclusive las personalidades de sus amigos.

Este experimento muestra cómo la IA y la clonación tienen la capacidad de influir en las dinámicas sociales y cambiar nuestra manera de interactuar con los demás. Por ejemplo, ¿qué implicaciones tendría si una IA pudiera replicar a una persona fallecida? ¿Cómo cambiaría eso la forma en que nos relacionamos con nuestros seres queridos?

Además, también plantea cuestiones éticas importantes, como el derecho a la privacidad y el consentimiento. En este caso, Miller utilizó los mensajes que se habían compartido en un grupo cerrado sin el consentimiento de sus amigos.

En conclusión, la intersección entre la inteligencia artificial y la clonación es un tema fascinante que permite explorar tanto el potencial como los riesgos de estas tecnologías. Como siempre, debemos seguir reflexionando y debatiendo sobre sus implicaciones éticas y sociales.